BACK   ...the right site for fishing lovers
 
CALAMAR GIGANTE APARECIO EN PECHON
 
 

 

 

El Museo Marítimo custodia el calamar gigante aparecido en Pechón

Esperan poder exponerlo dentro de tres meses, mientras se decide sobre su futuro los técnicos se centran en su conservación

El calamar gigante que el martes apareció en la playa de La Arena, en pechón, se ha trasladado a las instalaciones del Museo Marítimo del Cantabria, en Santander, a la espera de que se decida sobre cuál va a ser su futuro. Mientras tanto, los técnicos del centro, se centran en garantizar su perfecta conservación, según ha explicado el director del Museo, Gerardo García Castrillo. Para ello, primero se limpiará bien el cefalópodo y después se congelará.

El ejemplar, de la especie ‘Architeuthis Dux’, tiene más de diez metros de longitud y 180 kilos de peso. García Castrillo ha explicado que en el museo cuenta con dos ejemplares similares, pero de otras familias y mucho más pequeños. Durante la mañana se ha vuelto a medir y pesado, y analizado su anatonmía pues una de las primeras tareas es confirmar la especie a la que pertenece.

En función de lo que se decida entre el Gobierno y los biólogos del Museo, el clamar podría permanecer en Santander para su exposición o no. Exponerlo conllevaría la construcción de una vitrina especial adaptada a su tamaño donde se conservaría en una sustancia específica para ellos. La decisión no debería tomarse más allá de tres meses, que es el tiempo optimo que puede permanecer congelado.

Si finalmente se decide prepararlo para mostrarlo al público se le efectuará un tipo de necropsia diferente a si finalmente sólo se utiliza como objeto de estudio. El Museo Marítimo tiene experiencia en el estudio de animales de gran tamaño. Uno de los más destacados fue la ballena varada en Oriñón en el año 1997, casi 20 metros de cetáceo que fueron estudiados en el centro de Santander.

En cefalópodo se encuentra en buen estado, con uno de los tentáculos fragmentado, y podría pertenecer al caladero de Carrandi que hay cerca de Ribadesella (Asturias), según explicó ayer el presidente de la Coordinadora para el Estudio y la Protección de las Especies Marinas (Cepesma), Luis Laria, un centro de investigación situado en Luarca que se dedica a estudiar al calamar gigante.

Al animal le faltaba la epidermis porque se le pela la piel, por eso en Asturias se le conoce como peludín, añadió Laria. Esta especie está provista de ocho brazos y dos largos tentáculos que superan cuatro veces la longitud completa del cuerpo.

Ayer en Pechón se corrió rápidamente la voz de que un calamar gigante estaba varado en el arenal y fueron varios los que se acercaron.